Si das más del 50% de pensamientos y sentimientos positivos en lugar de negativos, has alcanzado un punto a tu favor. Aunque sólo des el 51% de buenos pensamientos y sentimientos, ¡has inclinado la balanza a tu favor en tu vida! Y la razón es la siguiente:

Cuando das amor, no sólo te regresa en la forma de circunstancias positivas que amas, pero al regresar, ¡añade aún más amor y positivismo a tu vida! El nuevo positivismo atrae entonces más cosas positivas, añadiendo aún más amor y positivismo a tu vida, y así sucesivamente. Todo es magnético, y cuando algo bueno te llega, atrae magnéticamente más cosas buenas.

Puedes haber tenido esta experiencia cuando, al ocurrirte una cosa buena tras otra, lo atribuiste a una "racha de suerte" o "vientos a favor", y las cosas continuaron sucediendo. La única razón por la que esas cosas ocurrieron fue porque habías dado más amor que negatividad, y al regresar a ti el amor, añadió más amor a tu vida, lo cual a su vez atrajo aún más cosas buenas. Puedes también haber tenido la experiencia contraria cuando todo te fue mal, y entonces otras cosas comenzaron a salir mal, una tras otra. Esas veces ocurrieron porque diste más negatividad que amor, y al regresar a ti la negatividad, añadió más negatividad a tu vida, lo cual a su vez atrajo aún más cosas negativas. Puedes haber calificado esas ocasiones como "una racha de mala suerte", pero no tenían absolutamente nada que ver con la suerte. La ley de atracción estaba funcionando con precisión en tu vida, y esas ocasiones, buenas o malas, eran simplemente un reflejo del porcentaje de amor o negatividad que estabas dando. La única razón por la que la "racha de buena suerte" y la "racha de mala suerte" cambiaron es que, en algún momento, inclinaste la balanza en sentido contrario mediante tus sentimientos.

Para cambiar tu vida, lo único que tienes que hacer es inclinar la balanza a tu favor dando el 51% de amor a través de tus buenos pensamientos y buenos sentimientos. Una vez que alcances ese punto a tu favor, dando más amor que negatividad, el amor que te regresa se multiplica y entonces atrae más amor a través de la ley de atracción. ¡De repente percibes una aceleración y multiplicación de cosas buenas! En lugar de más cosas negativas regresándote y multiplicándose, ahora tienes más cosas buenas regresándote y multiplicándose en cada área de tu vida. Y así se supone que sea tu vida.

Cuando despiertas cada mañana, estás parado en la balanza de tu día. Un lado te lleva a tener un día maravilloso lleno de cosas buenas, y el otro te lleva a tener un día lleno de problemasTú eres el que determina lo que va a ser tu día ¡mediante la manera de sentirte! Lo que sientes es lo que das, y con toda certeza eso es exactamente lo que recibirás de vuelta un tu día, acompañándote adondequiera que vayas.

Si al comenzar tu día te sientes feliz, mientras continúes sintiéndote feliz, ¡tu día será formidable!Pero si comienzas el día de mal humor, y no haces nada por cambiarlo, tu día no va ser nada bueno.

Un día de buenos sentimientos no sólo te cambia el día, ¡te cambia el día de mañana y el resto de tu vida! Siempre que mantengas tus buenos sentimientos y te vayas a la cama sintiéndote bien, comenzarás el siguiente día con un impulso de buenos sentimientos. Según continúes sintiéndote bien lo más que puedas, tus buenos sentimientos continuarán multiplicándose por la ley de atracción, y así será día tras día y tu vida mejorará más y más.

 Extracto de El Poder - Rhonda Byrnes
Artículo Anterior Artículo Siguiente