La filosofía Huna es una filosofía muy antigua de la Polinesia. Es una filosofía práctica de la vida, que estaba implícita en la cultura y en muchas de las disciplinas que allí se practicaban.


La palabra Huna tiene diversos significados. En este contexto quiere decir básicamente oculto o secreto, en el sentido de algo que no podemos ver a simple vista.

Es una filosofía que postula siete principios que pueden ser considerados herramientas conceptuales y prácticas

Los principios están expresados en forma clara y simple y pueden ser aplicados a cualquier aspecto de la experiencia humana.

Los principios del Huna son también muy profundos. Cada principio es un enunciado del que se pueden desprender diferentes sentidos. Si bien cada principio es una herramienta efectiva en si misma es al mismo tiempo parte de un conjunto que le da sentido.

Hoy comparto el principio 5...

5. AMAR ES ESTAR FELIZ CON ALGO... 
El Amor se entiende en esta filosofía como un tipo particular de energía y acción y no como un sentimiento. El sentir Amor es algo que completa la experiencia, pero no es lo que define la cualidad de esta energía ni las acciones que la misma conlleva.

Desde un punto de vista energético el Amor es una fuerza de unión. La energía contraria es la energía de separación. Cuando uno vibra con la energía de Amor se siente unido a algo o a alguien. El tipo de acciones que se derivan de esta energía y que contribuyen a incrementarla son las acciones de valorar, reconocer, admirar, apreciar y agradecer a algo o a alguien. De manera que cuando realizamos alguna de estas acciones estamos incrementando la energía del Amor en la relación con nosotros mismos, con los demás y/o con el medio.

El principio dice que cuando amamos somos felices. De manera que si queremos ser felices con algo es necesario que lo amemos. Como el Amor es una acción y una energía, no dependemos de ningún sentimiento para acrecentar el Amor en nuestra vida:  lo que se requiere es que realicemos y practiquemos las acciones que conducen a él, que son, como hemos dicho, la valoración, el reconocimiento, la admiración, la apreciación y el agradecimiento.

La acción mental contraria al Amor es la crítica. Cada vez que criticamos a algo o a alguien (incluyendo a nosotros mismos) vibramos en una energía contraria al Amor. 

De manera que cada vez que criticamos generamos infelicidad. Generalmente la idea es que si criticamos vamos a mejorar algo, pero el efecto es el opuesto al buscado porque, como hemos dicho, lo que generamos es infelicidad y separación. Para esta filosofía si existe infelicidad no hemos mejorado en lo esencial.

La energía de separación se experimenta emocionalmente como miedo. El miedo es la emoción que sentimos cuando vibramos con esa energía, cuando nos sentimos solos y separados. Si tenemos miedo el camino no es combatirlo, sino generar más poder y Amor. Cuando estamos llenos de poder y Amor, el miedo no tiene lugar, desaparece. Como hemos visto en referencia al principio anterior, nuestro poder se incrementa cuando estamos enfocados en el presente y como vimos en relación a este principio, nuestro amor aumenta cuando realizamos las acciones que llevan a vibrar con la energía de unión.


Extracto del “Atrévase a pensar como Leonardo” de Michael J.Gelb,
Artículo Anterior Artículo Siguiente