Tenemos dos lados diferenciados  en nuestra personalidad, el Niño y el Adulto. Cuando están bien conectados  todo funciona bien, si no es así porque las experiencias, las heridas han hecho que se desconecten una de la otra, se crean conflictos, vacíos etc.

Inclusive podemos pensar que no podemos actuar como un niño, ya que estos son alborotadores, inquietos etc. Y así al igual que lo valoraron de niño, puede que lo valoremos nosotros ahora, sin justicia para ese niño que todos llevamos dentro.

Nuestro niño tiene unas emociones completas, intensas, de alegría, de felicidad, de tristeza. 

Es nuestro hemisferio derecho, es el SENTIR, el  VIVENCIAR, nuestro hemisferio izquierdo es el adulto, hace, PIENSA, ACTUA.

Cuando de niños se vive abandono, maltrato,  nos avergüenzan etc.  El dolor es tan grande, tan insoportable que el ADULTO INTERIOR SE DESCONECTA  del NIÑO INTERIOR para no sufrir. Así el niño interior se encuentra solo, aislado del mundo y en nuestro interior, puesto que no hay nadie que lo proteja

Al crecer y desarrollarse.

Si el Niño Interior se siente criticado, descuidado por el Adulto Interior, y se proyecta así en los sentimientos de los demás; siente que los demás son controladores, critican o abandonan, sea o no cierto.

La Ira que siente el NIÑO INTERIOR el  ADULTO INTERIOR "no amoroso con él, no la escucha, así que la Ira la sentimos hacia los demás, cuando somos adultos no es solo el rechazo hacia los demás si no también hacia nosotros mismos.


El perfeccionismo, el miedo y demás son síntomas de la DESCONEXION 

ADULTO -NIÑO  y como victima también puede hacerse adicto a sustancias o a cosas, porque que necesita amor protección, aprobación y se siente merecedor de ello, puede reaccionar con ira, con violencia o con silencio.

Sin embargo el niño amado, hace que este conectado a su ADULTO INTERIOR es sensible, alegre.

Lo que hace que la acumulación de las experiencias del niño, es que podamos SENTIR y cuando no podemos hacerlo no podemos usar la sabiduría. Y es difícil ser simpático, alegre, divertirse etc. Igual que todos los niños que son espontáneos, cantan, se abrazan etc.


El Adulto Padre

Cuando tenemos dieciocho años se crea el ser Adulto, no se habla  de nuestros sentimientos,  se encierra uno en una seria de reglas aprendidas: 
• No confiamos en la gente.
• No hacer tonterías.
• Ser correctos, buenos, fuertes etc.

Y así el ADULTO INTERIOR que no es amoroso sigue las reglas del juego aprendidas. Falta de amor a ese NIÑO INTERIOR.

Cuando el niño se siente cuidado por el adulto interior, es como crear la imagen y el adulto la plasma en el lienzo.

Cuando actuamos correctamente con alguna persona pero sin sentimiento de amor, con ese acto vació, puede ser hasta manipulador.

El Adulto Amoroso, con su niño Interior aprenderá  más sobre su origen, de sus sentimientos y de cosas sobre su niñez.

El Ego y el Ser Superior.

El YO SUPERIOR  no es otra cosa que la conexión entre el niño y el adulto, el Yin y el Yan, lo masculino y lo femenino. Así cuenta Erika J. Chopich que es nuestro equilibrio, él o la conexión con nuestra fuente de energía, ese lado que esta lleno de Paz, de Amor.

Cuando sufrimos por primera vez una desconexión de los padres es en el propio nacimiento, es un abandono por pequeño que sea, y nace nuestro EGO, que es un falso YO, su propósito  protegernos del dolor de la desconfianza de la soledad. El Ego no sabe darnos Amor, solo reproches, criticas, esa voz de juez, que nos condena, que nos juzga.

La desconexión crea el estrés y este nos enferma el sistema inmunológico, dejándonos sin defensas para cualquier tipo de enfermedad.

Las creencias de nuestro ego son adoptadas de niños, soy tonto, no valgo, y si es algo que nos hace daño… es una creencia falsa y es necesario que es así y que con no creerlo se soluciona el problema.

El YO SUPERIOR  ama, jamás hace daño, sin embargo los sentimientos del ego, la depresión, la critica, la culpabilidad, la inseguridad son los que mas causan dolor y nos conducen a veces a buscar adicciones porque se basa en que ese niño interior es malo, incorrecto, indigno, culpable y todas las demás creencias. Que los demás nos amen es lo importante y por eso lo que menos desea  nuestro Ego es que nos CONECTEMOS a ese Adulto Interior. "Esa voz que nos habla"

La Paradoja, la desconexión.

La paradoja es cuando nuestro niño interior opta por eludir responsabilidad de nuestro dolor y alegría y todas las demás cosas que hace nuestro niño interior, para protegerse de ser tan impotente, sentirse tan solo, son los que crean nuestro dolor, nuestro miedo y demás molestias.

Intentamos controlar a los demás, y no queremos ser controlados llegando a adicciones que nos producen angustias y estrés y finalmente a enfermedades y conflictos con uno mismo, dado que no trabajan en armonía.

El Adulto Interior y el Niño Interior, no disfrutan de la calidad de vida, por todo lo que arrastran, culpas, vergüenza, inseguridad, y nuestras emociones de ira y reproches y críticas, vienen de creer que podemos controlar lo que piensan los demás de nosotros.

De niños nos enseñaron a creer que nosotros somos responsables de los sentimientos de los demás y los demás de los nuestros. Cuantas veces hemos oído  "Deja de hacer eso que me vas hacer enfadar" "Me haces un desgraciado" como consecuencia de toda esa información hemos creído que LOS DEMAS SON LOS QUE NOS HACEN FELICES O DESGACIADOS y nosotros igualmente a ellos.

El Niño Interior no puede cambiar todos sus hábitos, cambiar esa actitud, ha de ser el ADULTO INTERIOR que  tiene el PODER y ese poder es el AHORA.

Muchas personas conectan muy bien con su niño interior cuando están a solas pero, siguen esa pauta anterior cuando están con gente.

La Codependencia de la Pareja.

Las parejas suelen ser adictas a otro proceso, sexo, trabajo, dinero, alcohol etc. Y cada una de ellas depende del amor y la aprobación del otro. Y cada uno de ellos echara la culpa al otro de sus propios pensamientos malos. Porque se intenta controlar de una forma encubierta de amor para recibir amor que desean del otro.

A través del sexo, de pasar tiempo juntos, de conseguir que se hagan cargo de quehaceres o de necesidades económicas, o porque necesitan verse apoyadas emocionalmente, por culpabilidad o por ira. Todo puede estar cargado de luchas por encubrir el control.

En el libro de Erika, hay una historia de una pareja que refleja esto muy bien.
Joel y Gretchen, una pareja codependiente típica. Joel es un hombre que gana mucho dinero, todo lo que toca se transforma en oro. Su amor propio esta vinculado al dinero y su papel en la casa es la de un niño pequeño, exigente y consentido, no sabe hacerse feliz a si mismo, espera que Gretchen este siempre disponible para él, ni siquiera tiene amigos, es muy exigente  en lo sexual, cree que merece practicar sexo siempre que lo desee, dado que él mantiene la casa, la familia y la misión de ella es la de entregarse del todo a él, ya que recibe el dinero. Cuando ella no esta dispuesta Joel tiene ataques de ira, se pone violento incluso físicamente. Mientras Joel es el tutor económico, Gretchen es el tutor emocional en lo sexual y al mismo tiempo ha aprendido a manipular la aprobación de Joel con el sexo que es con lo que obtiene su aprobación. Ella teme su ira y esta dispuesta a evitarlo, incluso renuncia a si misma, para dedicarse a él aunque preferiría hacer otras cosas, Joel obtiene su aprobación con regalos y ella  cree que bastaría con que él cambiara para no tener que renunciar tanto a si misma.


Realmente actúan como dos niños abandonados los dos, cada uno de ellos ha renunciado a la responsabilidad de su propia felicidad, y han puesto en manos del otro … cada uno de los dos su propia  infelicidad.

Así actuamos mayoritariamente, ponemos en manos del otro nuestra propia felicidad.

No nos amamos a nosotros mismos, por medio de la conexión de nuestro NIÑO _ ADULTO.
Mientras no sepamos que somos dignos de ser amados, dependeremos de otras personas para sentirnos bien con nosotros mismos.

El Ego es adicto a la aprobación y ésta cree que el amor y la felicidad provienen de la aprobación de los demás.

Mientras creamos así, empequeñeceremos nuestro amor propio, gastaremos dinero cuando no queramos gastarlo,, haremos sexo  aunque no queramos, atenderemos invitados aunque no tengamos ganas, y todo para sentirnos merecedores, Y cada vez socavaremos mas y mas en ese ego, porque así cada vez tendremos mas la aprobación por parte de los otros para sentirnos bien con nosotros mismos.

La Conexión.

Es importante tener intimidad con nosotros mismos, mientras no sea así, no seremos capaces de darla a nadie.

El punto donde reside nuestro NIÑO es el PLEXO SOLAR. Por eso se dice es mi expresión visceral, porque sale de dentro de nuestro niño.

Cuando nos criamos cerrando nuestros sentimientos lo hacemos  para sobrevivir, porque vivir con esa verdad tan dura, nos crea sensación de vacío, de estar muerto.


Los procesos del pensamiento adulto residen en la cabeza.

El adulto interior amoroso, el que es energía, que aprende, el que se mueve entre la cabeza y el corazón (cuarto chacra)  significa que sus pensamientos  se llenan de amor y la compasión  fluye del corazón.

Cuando el canal del corazón esta abierto puede trasladar la atención al  tercer chacra, el del niño, (plexo solar)  conocer sus sentimientos y aprender de ellos.

Si esto sucede  habrá un circuito continuo de energía cabeza- corazón- vientre, el adulto esta viviendo sentimientos del niño abierto para comprenderlos, actuar con ellos y al revés; con el corazón lleno de dolor se desconectara.


Definición Conexión.

La conexión con uno mismo nos trae la Paz y el Amor.

También nos ayuda a tener una buena conexión la respiración, respirar superficialmente cerraremos el paso del Niño Interior.

Cuanto mejor y mas conectados estemos mejor y mas calidad de vida tendremos para nosotros y para los demás.

Conexión con los Demás.

Las mujeres suelen conectar más entre mujeres, sin embargo se sienten frustradas con los hombres que tienen en su vida.

El hombre dialoga mas sobre política, deportes, cosas mas ligadas al Adulto. Las amigas suelen dialogar más de sentimientos profundos, aprenden de sus experiencias. Solemos decir, "Ojala pudiera yo dialogar estas cosas con mi pareja"

Los hombres están más desconectados y les resulta más penoso hablar de sentimientos, decir que sienten, o escuchar a sus parejas lo que es tan importante para ellas. Aunque cada vez están cambiando más, predomina esta tendencia.


La Conexión se Produce en el Momento.

Cuando no hay dialogo entre nuestro adulto y nuestro niño, es cuando nuestro EGO asume el mando.

El ego proyecta siempre hacia el futuro, desde nuestro pasado, y nos crea las angustias, el miedo, creemos que vamos a fracasar, que no seremos capaces etc. Jamás conectaremos con los demás desde nuestros egos.

Cuando deseamos conseguir algo estamos en el futuro.


El Sexo y la Conexión.

La mayoría de consultas  son porque él quiere más sexo y ella no. La falta de conexión espiritual es la clave, ya que la mayoría de hombres necesitan el sexo para conectar y la mayoría de mujeres necesitan estar conectadas para tener deseo sexual.

DILEMA: 
Hombre: Si hacemos el amor me sentiré más abierto y conectado contigo.
Mujer: No me apetece tener relaciones sexuales hasta que no estés más conectado conmigo.

Los hombres a veces les dicen a sus mujeres: -Es que no me dejas que te ame -solo quiero amarte, pero ella no comprende, discute que si quisiera amarla no querría que ella hiciera el amor si ella no lo deseara.

Cuando se hace el amor desde el YO SUPERIOR,  desde la conexión, todo va bien, pero surgen los problemas cuando hacen el amor desde el niño abandonado.

Por eso las relaciones sexuales cambian, cuando cambia la actitud. Al estar conectado el niño interior con el adulto interior se esta abierto al YO INTERIOR y el amor fluye natural y libre.

Cuanto mas valore a su Niño Interior mas  se estará valorando usted y cuando se de cuenta que le gusta estar consigo mismo a solas o… que le gusta mas que estar con nadie, Ya no será adicto a nadie. "Amar al prójimo como a ti mismo" amémonos nosotros para poder amar a otros.


La Blandura o Dureza

Parece que ser duro es ser poderoso, y ser blando signo de debilidad.

Hay diferencias entre los dos, los débiles cuando son pasivos, cuando se rinden a los demás, cuando aprueban, cuando tienen miedo y permiten que ese miedo los controle, poniéndoles acusadores. Son duros cuando actúan imponiendo. En otras palabras son débiles o duros cuando están desconectados. Si alguien te reprochara cuando estas encendiendo un cigarrillo,

"No ibas a dejar de fumar"  "Me dijiste que lo ibas a dejar" la persona puede sentirse atacada, sentir que la reprochan, sin embargo si actúa desde la conexión, podría decir: Todos tenemos nuestras debilidades. Y  no se sentirá dolido ni se pondrá a la defensiva por  su ego.

El falso Poder es el poder de dominar a los demás, y se basa en el miedo, así actúa el niño abandonado, intenta controlar a los demás, para que no le controlen.

Erica J. Chopich cuenta una experiencia de una clase de terapia. Un ejercicio que se hacia entre parejas, y consistía en que el hombre cerrara el puño fuertemente y la mujer intentara abrirlo.

Una mujer cogió el brazo del muchacho que le había tocado de compañero y le subio la manga de la camisa con delicadeza, le paso suavemente la mano por su brazo, hacia arriba y hacia abajo igual que hacia con su hijo cuando estaban excitado para tranquilizarle, paso a acariciarle los dedos uno a uno mirándole con una mirada dulce y tierna a los ojos, así le fue abriendo uno a uno los dedos de la mano sin ningún esfuerzo o resistencia, el joven sonreía, no sabia que le había ocurrido, solo que se  sentía bien,  todos habían intentado abrir la mano de su compañero con fuerza fracasando casi todos en el intento. La mujer comento: He pasado diez años de mi vida de matrimonio  intentando abrir a mi marido a la fuerza y nunca dio resultado, la ira y la fuerza solo me sirvió para causar mas y mas resistencia y así cuando la ira estaba a punto de cerrarnos para siempre con ayuda de la terapia, la de ponerme en contacto con este punto "blando interior"  muchos días hago pequeñas cosas, fijarme en su aspecto, acariciarle mas, preguntarle cómo esta, expresarme de una manera mas amorosa, y él también parece mas blando.

La mayoría hemos aprendido más de la conducta no amorosa. 

Siendo niños recurrimos a los padres, familiares, TV, maestros para que nos ayudasen a descubrir cómo debíamos ser en el mundo y ellos nos definieron modos de ser. 
El niño interior aprende de los adultos, y si ellos se maltratan entre si aprenderá a maltratar y a maltratarse a si mismo es su modelo.

Varios Modelos de Comportamiento.

El modelo obediente, es la persona que básicamente desea agradar a todos, no crear conflictos, renuncia a sus propias necesidades, y se adapta a los demás, no se sienten con derecho a ser felices a si mismos, sin el permiso o aprobación de los demás.

Las mujeres obedientes renuncian a sus ilusiones de estudiar una carrera u otra cosa con tal de adaptarse a las necesidades de la casa y del marido, si tienen hijos se dedican en cuerpo y alma a ellos renunciando a todo, si su marido no le gusta encontrar la casa vacía cuando vuelve a casa ellas están ahí, si quieren invitados ella atenderá a los invitados aunque no le apetezca. Estas personas suelen caer enfermas. 

Su dialogo interno es: No me merezco. No valgo.

El controlador, es el que sabe siempre la manera correcta de hacer las cosas, Su ira puede estallar a la mínima si no se sale con la suya. Suele estar casado con una mujer obediente, suele dar la imagen de un hombre correcto, sociable y encantador.

Pero esto es solo la imagen, porque cuando esta en familia su amabilidad sale volando por la ventana a la mínima, para dar paso a su rabia y puede ser violento físicamente.

Las mujeres son verdaderas "arpías"  es el ama de casa de mano dura, sobretodo con los niños, dirige todo con puño de hierro, es dominadora, critica, dirige todo, suele ser una mujer que les convence que su conducta es la errónea, y cree que siempre las cosas se han de hacer a su manera, suele ser una mujer escrupulosa, y perfeccionista, hablan como una ametralladora sin pausa entre frase y frase. Y como los del modelo obediente se creen que los demás son los responsables de su felicidad y su infelicidad.

Suele estar casada con un hombre que esta entre la resistencia y la obediencia y a través de la indiferencia cede a muchas cosas, pero se cierra normalmente y se refugia en el alcohol u otra adición, 

Amor Incondicional.

Un ejemplo claro es este, Si has tenido un perro sabes que es el amor incondicional.
Un bebe recién nacido, cuando le miras, le ves con esos ojos y corazón de amor incondicional. Así debemos saber amar a nuestro niño interior, sin condiciones, no solo decirle te amo en el espejo, amarle, no dejarle sufrir. Igual que harías con un niño que esta muerto de terror por una tormenta y solo, le agarrarías de la mano y le darías calor y cariño, "no le criticarías ni le dirías ahora vas a llorar con ganas".

Por: Erika J. Chopich – Margaret Paul
Artículo Anterior Artículo Siguiente