Cuando las personas piensan en lo que necesitan para aumentar su bienestar, muchos piensan en términos de obtener y recibir determinadas cosas, pero los investigadores están demostrando también la importancia de dar a los demás y estar agradecidos como un modo de aumentar nuestro propio bienestar.

Son muchas las investigaciones que muestran cómo la conducta prosocial (darnos a los demás, expresar gratitud, ser amables, etc.) es fundamental para nuestro bienestar emocional. Estos son algunos estudios sobre este tema:


Gratitud y calidad de sueño. Anteriores investigaciones ya habían mostrado que las personas que sienten gratitud son más felices y más sanas y cómo la gratitud mejora la calidad de sueño. Ahora, sin embargo, Amie Gordon, de la Universidad de California, ha querido comprobar si este vínculo entre sueño y gratitud se da también al contrario; es decir, si dormir mal habitualmente se asocia con la falta de gratitud. Y esto es lo que nos dicen sus resultados:

• Las personas que experimentaron una mala noche de sueño eran menos agradecidas tras listar 5 cosas que agradecían tener en la vida, comparadas con las personas que habían dormido bien.

•Quienes habían dormido mal durante dos semanas (el tiempo que duró el estudio) se sintieron más egoístas durante esos días.
• Las personas que duermen mal se sienten menos agradecidas hacia sus parejas y, en general, la gente se siente menos apreciada por sus parejas si uno de los dos duerme mal.

Dar a los demás también aporta beneficios para la salud. Según las investigaciones de Michael Norton, de la Harvard Business School, las personas se sienten más felices cuando gastan su dinero en los demás que cuando lo gastan en ellos mismos. Además, aumenta su sensación de riqueza. Prestar su tiempo a los demás (por ejemplo, ayudándolos a hacer algo) les hace sentir que tienen más tiempo y alivia la sensación de falta de tiempo aún más que recibir periodos de tiempo libre de manera inesperada.

El hecho de que las personas se sientan más ricas cuando gastan su dinero en los demás, puede explicar por qué las personas pobres tienden a dar un mayor porcentaje de sus ingresos que las personas de clase media: el hecho de dar dinero les ayuda a sentirse menos pobres.

"Nuestra investigación", explica Norton, "contribuye al creciente cuerpo de investigaciones que documentan los beneficios de la conducta prosocial, que incluyen una mayor felicidad, la reducción de la mortalidad y una mejor función inmune."

Y es que los caminos hacia el bienestar personal pueden ser muy diversos, y algunos de ellos no solo nos benefician a nosotros, sino también a los demás; solo hay que tratar de ser conscientes de esto y saber elegir el camino más apropiado y accesible en cada momento.

Descubre cómo expresar gratitud fomenta el bienestar y la felicidad

La gratitud es mucho más que una emoción, puesto que puede ser también una tendencia a ver lo bueno que nos trae la vida. Para estar agradecidos por algo, primero tenemos que darnos cuenta de que lo tenemos y es importante. Pero a menudo damos por sentado las cosas buenas que tenemos y nos centramos más en las que no tenemos o en las cosas malas que hay en nuestras vidas y lo mucho que deseamos librarnos de ellas.

Expresar gratitud tiene numerosos beneficios, como una mayor felicidad, relaciones más satisfactorias y paz mental. La gratitud se considera una virtud en casi todas las culturas.

La gratitud tiene también una gran capacidad para producir cambios en las personas. Expresar gratitud es un camino hacia una mayor felicidad. Pero las personas no siempre tienen tendencia a expresar gratitud. Por tanto, es una virtud que debe ser aprendida y cultivada.

Los efectos de la gratitud

• Aumenta la autoestima y la sensación de valía personal
• Incrementa el comportamiento ético
• Ayuda a construir vínculos con los demás
• Ayuda a afrontar el estrés, trauma y adversidad
• Inhibe las comparaciones negativas con los demás
• Nos ayuda a adaptarnos a nuevas circunstancias
• Ayuda a combatir las emociones negativas


La gratitud puede expresarse de diversas formas. Puedes sentirte agradecido muchas veces a lo largo del día por las pequeñas cosas que te suceden, aunque sea encontrar aparcamiento con facilidad, tener un buen día en el trabajo, que tus hijos pongan la mesa sin pelearse o que florezca una planta en tu balcón.

También puedes expresar gratitud a los demás, no solo por hacerte algún favor, sino tan solo por ser parte de tu vida, escuchar tus problemas o no rechazarte cuando tienes un mal día y estás de mal humor.

Expresar gratitud no tiene nada que ver con la religión o la creencia en dios. Puedes estar agradecido a la vida, al mundo, a tu ser interior, a todo en general o a nada en particular. Es tan solo esa sensación de agradecimiento que no es necesario dirigir hacia nada ni nadie en particular.

Como aumentar tu gratitud

Si quieres expresar más sentimientos de gratitud y conocer sus beneficios, estas son algunas de las cosas que puedes hacer:

1. Proponte prestar más atención a cualquier momento de tu vida por el que puedes expresar gratitud.
2. Utiliza un diario de gratitud, donde escribes cada día todas las cosas buenas que te han pasado, por pequeñas que sean. Esto hace que tu atención se centre más en lo positivo de tu día a día y te ayuda a ser consciente de las cosas por las que puedes estar agradecido.
3. Escribe una carta de gratitud a una persona a quien te sientas agradecido por algo. No es necesario que envíes esa carta, aunque enviarla o dársela a esa persona puede aumentar los efectos positivos.
4. Busca una persona con la que practicar la gratitud. Consiste en ponerte de acuerdo con alguien para contarse las cosas buenas que les suceden. Cada uno debe procurar escuchar al otro y sentir su alegría y gratitud, compartiéndola y alegrándose por la otra persona.
5. Expresa gratitud a los demás. Exprésales directamente tu agradecimiento por lo que hacen por ti, sus detalles, su amabilidad, o el efecto que tienen en tu vida.
6. Concéntrate en el sentimiento de gratitud y trata de evocarlo. Piensa en algo por lo que te sientes muy agradecido y cuando aparezca ese sentimiento de gratitud, concéntrate en él, siéntelo plenamente durante un rato, deja que invada todo tu ser y apréndetelo. Acostúmbrate a evocarlo de este modo, para sentirlo con frecuencia durante el día.

Recuerda que puedes ir caminando por la calle y estar experimentando ese sentimiento de gratitud solo por caminar al aire libre, porque hace sol o porque llueve, porque llegas a fin de mes, porque tienes a alguien importante en tu vida, por cualquier cosa, porque mientras lo estés sintiendo serás más feliz y te sentirás mejor contigo mismo, con los demás y con el mundo a tu alrededor.

Artículo Anterior Artículo Siguiente