Jill Wellington/Pixabay

Amor. Es algo que todos queremos encontrar. Es algo que todos queremos dar, pero solo cuando estás bien contigo misma puedes estar bien con los demás.


Necesitas valorarte para valorar, quererte para querer, respetarte para respetar, y aceptarte para aceptar, ya que nadie puede dar lo que no tiene dentro de sí.


Ninguna relación te dará la paz que tú tienes que crear en tu interior.  Ninguna relación te brindará la felicidad que tú no construyas.  Sólo podrás ser feliz con otra persona cuando seas capaz de decirle con total convencimiento: No te necesito para ser feliz.

Sólo podrás amar siendo independiente, hasta el punto de no tener que manipular ni manejar a los que dices querer.  Sólo se podrá ser feliz cuando dos personas felices se unen para compartir su felicidad, no para hacerse felices la una a la otra.


Para amar necesitas una humilde autosuficiencia, necesitas autoestima y la práctica de una libertad responsable.  Pretender que otra persona nos haga felices y llene todas nuestras expectativas es una fantasía narcisista que sólo trae frustraciones.

Por eso, ámate mucho, madura, y el día que puedas decirle al otro: "Sin ti la paso bien"... ese día estarás en mejores condiciones para vivir en pareja.

Buscamos una pareja muchas veces para escapar de nuestra soledad.  No nos sentimos bien estando solos y parece que sin otro ser nuestra vida no tuviera sentido.   Para sentirnos valiosos, importantes y necesarios nos abrazamos a una relación y si ésta se rompe, nos sentimos morir un poco.  ¿Por qué buscamos muletas en nuestras vidas?  ¿Qué creemos que sólo estando en pareja podemos lograr sentirnos felices?

Podemos empezar a trabajar con nuestro interior.  Podemos aprovechar nuestra soledad para crecer por dentro.  Podemos comenzar de pronto algo que veníamos postergando por falta de tiempo.  Podemos darnos cuenta que somos importantes, más allá de nuestra pareja.

Sólo estando bien por dentro,  podemos atraer a nuestra vida personas valiosas.  Nuestra autoestima se refleja en nuestras compañías y es por eso que muchas veces nos preguntamos por qué estamos al lado de esa persona, por qué nos gobiernan, nos manejan, y hacen con nosotros lo que quieren.

Debemos aprender a querernos, a mimarnos, y por sobre todo debemos todos los días agregar una cuota más de amor a nosotros mismos.  Para poder amar a otra persona primero tenemos que aprender a amarnos.

Si ya cumpliste con quererte a ti misma y  estas preparada para amar,  ¿cómo saber si te encuentras enamorada?


Es fácil creer que se está enamorado cuando un hombre y una mujer se sienten bien el uno con el otro, y se atraen mutuamente. Sin embargo, no siempre es así. 

Muchas personas que se creían enamoradas de este modo, se dan cuenta más tarde, de que tan solo había una simple atracción reforzada por un gran entusiasmo del uno por el otro, pero que luego resultó ser pasajero.

Te damos algunas claves para desvelar si vives una atracción temporal o un amor con deseos de permanencia, y aclarar qué sentimientos tienes hacia esa persona que te está volviendo el mundo el revés y encendiendo el corazón.

Respeto y libertad: ingredientes primordial
No existe amor verdadero si no se respeta la libertad del otro, ni cuando se producen presiones entre los amantes. Además, dos personas que se aman se respetan: saben ponerse en el lugar del otro, descubrir sus peculiaridades e individualidad, y aceptar sus criterios y manera de entender la vida, sin imponer los propios puntos de vista. Se ayudan mutuamente a mejorar y superarse, sin querer convertir al otro una copia de uno mismo.

Lealtad en las buenas y en las malas
"Ponte a  Enfermar y verás quien te quiere de verdad", eso dice un refrán, que bien puede aplicarse a las relaciones de pareja, porque los "amores de mentira" suelen desvanecerse cuando surgen los problemas de verdad. Amar significa estar dispuesto a responder ante todas las situaciones que se presenten. No hay amor si se eluden las responsabilidades o no asumen los compromisos.

Conocerse bien, para amarse mejor

El verdadero amor requiere de un verdadero y mutuo conocimiento entre las personas, pero que no debe invadir la libertad e intimidad del otro, ni violentarle ni presionarle para acceder a sus espacios de privacidad, las intimidades de su "jardín interior". El amor lleva tiempo, aunque se tengan prisas y se sienta el miedo de perder a la persona amada.


Interrogantes para salir de dudas


¿Te imaginas con esa persona toda la vida? ¿Qué es lo que realmente te gusta de el: su físico, su forma de ser o pensar, sus bienes materiales, su ropa, su sentido del humor, su responsabilidad, seriedad o respeto, su alegría de vivir...? ¿Sólo quieres estar con tu actual pareja para divertirte y pasarlo bien, tener alguien con quien salir, dar envidia a los demás, o por miedo a la soledad? ¿Cuándo iniciaste esta relación estabas desesperada por salir con alguien o temías no encontrar nunca a una persona adecuada para ti? Las respuestas a estas preguntas las puedes encontrar en tu corazón.

Tips para saber si le atraes a ellos




  • Manos en la cintura, con los codos hacia atrás.



  • Pulgares en el cinturón, las manos caídas, marcando la zona genital (postura del vaquero)



  • Girar el cuerpo hacia la mujer y deslizar el pié en su dirección.



  • Abrir las piernas



  • Se incrementa la sudoración



  • Dilatación pupilar.



  • Tensión muscular.



  • Reacción "militar",  sacar pecho, meter estómago.



  • Erigirse tratando de mostrar más altura.



  • Su mirada, se vuelve persistente dirigida tanto a los ojos como a otras partes con contenido sexual (pechos, piernas, genitales).



  • Arreglarse la ropa. Intentará colocarse la corbata, o el cuello de la camisa, quitar una real o pretendida pelusa



  • Alisarse o acariciarse el pelo.



"Se firme en tus actitudes y perseverante en tu ideal. Pero se pacientes, no pretendiendo que todo te llegue de inmediato. Haz tiempo para todo, y todo lo que es tuyo, vendrá a tus manos en el momento oportuno. Aprende a esperar el momento exacto para recibir los beneficios que reclamas. Espera con paciencia a que maduren los frutos para poder apreciar debidamente su dulzura"

Artículo Anterior Artículo Siguiente