Luego de la madurez no significa tener que cambiar de imagen, sino adaptar el maquillaje a las nuevas características de la piel, es decir, utilizarlo  para disimular las líneas de expresión. Te brindamos varios consejos para que los tengas en cuenta.

  • Deberás evitar las bases de maquillaje muy espesas porque estas acentúan más las líneas de expresión de la piel. Utiliza polvos sueltos al rostro para evitar los reflejos.

  • Te conviene utilizar bases de maquillaje de textura muy ligera y sobre todo las hidratantes de color.

  • Cuando se pasa de los 45, debes tratar de conseguir productos para la piel que incluyan efectos tensores, ya que su aplicación tiene un efecto alisador en la piel.

  • A partir de los 40, conviene estimular las funciones cutáneas al máximo para evitar que empiecen a acusar carencias fundamentales, ya que a esta edad el cansancio de la piel se hace patente y se relajan los tejidos cutáneos, de manera que las cremas tensoras, tipo lifting son muy recomendadas.

  • A los 40 años, debe evitarse las texturas muy grasas, que dejen aspectos brillantes, así como fórmulas excesivamente espesas, ya que dificultan la oxigenación y la respiración de la piel, al mismo tiempo que favorecen la producción de grasa y sudor.

  • Los sérums, son los mejores aliados para las mujeres de más de 40 años ya que son un complemento excelente al tratamiento habitual. Conviene también usar cremas reafirmantes del cuello y escote.


Artículo Anterior Artículo Siguiente